SEGUROS DE LOS BANCOS

Existe mucha controversia en los seguros de los bancos debido a que el panorama hipotecario que nos encontramos, con tipos de interés a la baja, la rentabilidad que las entidades financieras sacan de las hipotecas es mínima, ¿qué ocurre con esto? les obliga a obtener una ganancia con los productos derivados de la misma.

Antes de entrar en las ventajas o desventajas que esto conlleva procederemos a detallar que seguros son los más comunes a la hora de contratar nuestra hipoteca:

  • Seguro de hogar: por ley existe el de incendios, que es de cumplimiento obligatorio, y a mayores contrataremos con la entidad una cobertura mayor para estar más protegidos. El valor de este seguro depende de dos variantes; una el coste de reposición que indica el tasador que hará que el importe aumente o disminuya y por otro lado, el contenido que son los objetos de valor que queremos asegurar de nuestra vivienda.
  • Seguro de vida: nos asegurará en caso de que nos ocurra algo en el futuro. Aquí también dos variantes; la cobertura que quieres contratar (fallecimiento, invalidez permanente, invalidez absoluta) y dos, el importe de préstamo que quieres asegurar así como la edad y el cuestionario que pueden realizarte a la hora de su contratación que lleva a aumentar o disminuir el coste.
  • Seguro de protección de pagos: protege en caso de despido o desempleo durante un número de cuotas, en las cuáles no tendrás que abonar la cuota mensual de la hipoteca a cambio del coste de este seguro. En nuestra opinión este coste está bien utilizado para contratos temporales o indefinidos de poca duración, y no en muchos otros casos.

Existen más tipologías de seguros pero estos tres son los más comunes. Lo que queremos explicar con esto es que conocer el banco y como trabaja los seguros es de vital importancia ya que hace que el coste de tu hipoteca aumente o se reduzca considerablemente. Hay dos maneras de protegerse; una de ellas es elegir una hipoteca no bonificada que nos permitirá no estar atados al banco en caso de que el coste sea excesivo, y otro, saber elegir la entidad que tenga los seguros más económicos ya que le hemos demostrado a nuestros clientes que simplemente con nuestra experiencia y consejo han ahorrado desde 7.000 a 14.000 euros en el coste de su hipoteca.

EL ASESOR FINANCIERO

Como si se tratase de una especie en extinción y con la transformación de la banca a una plataforma online, la figura del asesor financiero está perdiendo poco a poco su papel en el tablero de la banca. Por nuestra experiencia en este tipo de sectores que un gestor dedique todo el tiempo que haga falta para comprender y entender al cliente y lo que es lo más importante, explicar cada uno de los detalles de los productos como puede ser la elección de una hipoteca fija o hipoteca variable es para nosotros una prioridad.

Es cierto que cuando ofrecemos nuestro producto hablamos de encargarnos de todo pero en nuestro caso, queremos que el cliente entienda y sepa todas las decisiones que está tomando. Es obvio que defendemos nuestra profesión pero lo hacemos con un motivo, que en un breve resumen se destaca en lo siguiente:

  • Educación financiera: nuestra labor y responsabilidad es que las personas que pasen por nuestra gestión comprendan este sector al menos, en los puntos más importantes.
  • Gestor personal: a la hora de realizar una operación tener a un asesor cualificado para saber que cláusulas si deben existir y que clásulas no es también una parte importante de nuestro trabajo, así como la de resolver y atender cualquier contratiempo que exista.
  • Negociación: conocemos el panorama financiero a la perfección lo que nos hace saber en qué puntos mejorar vuestra financiación.
  • Servicio indefinido: no queremos desaparecer de tu vida como si fuese una decisión puntual sino, que la mayoría de nuestros clientes nos consultan cualquier duda o cuestión que tengan y es siempre la mejor manera de demostrar que nuestro trabajo es efectivo.

Mucho trabajo, esfuerzo y dedicación para convertir una decisión difícil en algo sencillo y duradero.

MERCADO INMOBILIARIO

La preocupación por el mercado inmobilario casi es comparable a la de la elección de la hipoteca, preguntas como ¿es buen momento para comprar?, ¿estoy comprando caro?, ¿subirán los precios del alquiler?. Todo ello nos hace cuestionarnos constantemente si realizamos o no una compraventa, pero en la mayoría de ocasiones no estamos en disposición de elegir ya sea por el momento de tu vida, la situación familiar o cualquier tipo de tema personal.

Nadie y tampoco nosotros tenemos una varita mágica en la cuál saber si lanzarnos o no a la compraventa de un inmueble porque las variantes de cada una de ellas son infinitamente extensas. Lo que sí podemos ofrecer es unos pequeños consejos de como intuir si es acertada tu decisión:

CONSEJOS INMOBILIARIOS

  • Analiza la situación económica: los momentos económicos que atraviesa un país están muy relacionados con el mercado inmobiliario, siendo en los momentos de crisis las mayores oportunidades para invertir o comprar.
  • Analiza el barrio donde quieres comprar: se trata de además de analizar tu ciudad, realizar un estudio más exhaustivo de tu zona para saber si está en auge o cada vez va a menos por las diferentes razones que sean.
  • Observa la evolución de tu tipo de vivienda: no todas las viviendas valen lo mismo, cada vivienda es única y por ello cada casa es diferente. Los grandes expertos dicen que la futura vivienda más rentable será aquella entre 1 o 2 habitaciones ya que nuestra forma de vida está cambiado con tener menos hijos.
  • Oferta de alquiler: también haz una comparativa entre la cuota que te resulta tu hipoteca y el rendimiento de alquiler que puedes obtener con esa vivienda en caso de necesitarlo, porque la vida da muchas vueltas, y el saber que pase lo que pase estás seguro es muy importante.

En definitiva, no se debes tener miedo para comprar pero sí tenemos que ver, estudiar y analizar muchos determinantes para hacerlo.

¿te ha servido de ayuda?

INTERMEDIACIÓN FINANCIERA

En muchas ocasiones el servicio que prestamos sigue lastrado por su mala imagen. En su momento se achacó a que uno de los problemas de la crisis inmobiliaria eran los asesores financieros, ¿por qué?, no utilizaban las prácticas idóneas para la obtención de un préstamo hipotecario.

Sin entrar en quién es el bueno y el malo creemos que la experiencia ha llevado a este sector a profesionalizarlo y protegerlo de las malas prácticas que hemos vivido en épocas pasadas. De todas maneras queremos resaltar que el factor clave en una empresa se identifica por las personas que componen la dirección, ni más ni menos, y no tanto del sector o de la profesión en sí.

Para nosotros es vital proteger a nuestros clientes y tener esa responsabilidad que es la de depositar la confianza en nosotros, pero más allá de eso ¿en que consiste nuestro trabajo?

NUESTRO OBJETIVO

  • Gestor personal: queremos conservar ese papel que poco a poco con los bancos online se va perdiendo y es la de tener a un profesional que te informará y velará por tus intereses en todo momento.
  • Búqueda de las mejores condiciones: a pesar de que cada operación es distinta lo que queda claro es que siempre intentaremos buscar la mejor opción para los clientes aunque ello nos haga gastar más tiempo.
  • Educación financiera: en eso se ha convertido nuestra profesión, en que cada uno de los clientes que pasan por nuestra empresa llegue a comprender todo lo que deriva el producto que va a contratar. Desde pequeños nadie nos enseña estos términos y por eso que nuestra responsabilidad es mayor en todo caso.
  • Servicio postventa: una vez que hemos demostrado nuestro trabajo nos convertimos en la persona en la cúal consultar todo tipo de operaciones financieras lo que sin duda alguna, es un síntoma de que nuestro trabajo es bueno.

En resumen; servicio profesional, personalizado y responsable.

CANCELAR PRÉSTAMO

Otra de las grandes preguntas que se hacen nuestros clientes es cómo puedo cancelar mi préstamo hipotecario. Lo primero que debemos saber es que existen dos tipos de amortizaciones y dos maneras de hacerlo, te las contamos:

  • Amortización total: es cuando cancelas totalmente el préstamo. Esta cancelación significa que ya no existe deuda con la entidad y no tendrás que pagar mensualmente la hipoteca. Aplicar esta opción suele llevar una comisión por la cancelación, ya que es más difícil eliminarla en los préstamos hipotecarios.
  • Amortización parcial: es la más común, es ir cancelando tu préstamo poco a poco. Este tipo de amortización es la que nosotros negociamos para que sea al 0% y que puedas cancelar sin ningún coste parcialmente.

En otro post entraremos en lo que ha cambiado la nueva ley hipotecaria en este punto sobre todo en la hipoteca fija, pero ahora una vez elegida la amortización que quieras realizar ya sea parcial o total, hay que elegir que optamos por reducir y en este caso, también tendremos dos opciones:

formas de amortizar

  • CUOTA: si decides amortizar cuota lo que se reduce es lo que pagas al mes de tu hipoteca pero el plazo no varía.

Ejemplo:

Vamos a la entidad y le decimos que queremos amortizar 10.000 € y reducir cuota, en ese momento estamos pagando 370 €/mes y nos queda por pagar 25 años de hipoteca.

¿Qué pasará?

Que nuestro plazo seguirá siendo 25 años pero nuestra cuota mensual de hipoteca pasará de ser 370 €/mes a 330 €/mes

  • PLAZO: en este caso ocurre lo contrario, la cuota se mantiene constante pero te quedará menos años por pagar de tu hipoteca.

Ejemplo:

Vamos a nuestra entidad y decidimos amortizar 10.000 € y reducir plazo, en ese momento nuestra cuota mensual es de 370 €/mes y nos queda por pagar 25 años de hipoteca.

¿Qué ocurrirá?

Que nuestra cuota mensual sigue siendo 370 €/mes pero nuestro plazo de hipoteca se reduce de 25 años a 21 años.

Nuestro consejo es que siempre que la cuota mensual sea asumible para ti decidas amortizar tiempo ya que es la manera que pagarás menos intereses a lo largo de la vida de tu hipoteca, y que al final, se trata que elijas lo que elijas el objetivo sea pagar lo menos posible al banco.

COMISIONES BANCARIAS

Hoy hablaremos de las famosas «comisiones bancarias«, con una breve explicación entraremos en ello, ¿os apetece verlo?

¿veis la importancia de nuestras decisiones?

Algo tan simple como elegir nuestra entidad financiera puede repercutir en muchos gastos que no contemplamos. Ahora bien, vamos a analizar varios tipos de comisiones y como tratarlas una a una.

COMISIONES MÁS COMUNES

  • Comisión por mantenimiento de cuenta: como su nombre indica es la comisión por mantener tu cuenta en el banco. Elige aquella entidad que no te pida nada para mantener la cuenta, o de hacerlo, que sea muy fácil de cumplir.
  • Comisión por tarjeta de crédito: aquella comisión por el coste anual de tu tarjeta de crédito o débito. Intenta que cuando te pidan alguna vinculación o si vas a contratar una hipoteca con la entidad, negociar tanto la comisión de mantenimiento como la de la tarjeta o fíjate en aquellas entidades que trabajen de esta manera.
  • Comisión de por retirada de efectivo: estudiar los convenios de cajeros de nuestra entidad es algo que no realizan muchas personas. Tienes que saber que importa los convenios pero también como trabajarlos, ya que muchas veces retirando una cantidad de dinero en concreto podemos evitarlas.
  • Comisión por descubierto: controlar nuestros pagos y cobros es esencial, una por entender tu economía y otra para evitar que las entidades financieras te cobren por estar en negativo en la cuenta, pero como hablamos, hasta este punto podríamos llegar a negociarlo con el banco.

Con esto queremos realizar consejos sencillos, prácticos y que permitan mejorar tu vida financiera en el presente y en el futuro.